Aunque siempre resulta más completo realizar un Taller de Meteorología o uno de alpinismo básico para adquirir estos conocimientos sobre el terreno, una vez que sepamos interpretar un parte meteorológico (tal y como os indicamos en el artículo anterior) también es cierto que nos vendría bien una primera toma de contacto para irnos familiarizando con los términos que figuran en los manuales que os proporcionamos; para así ir aprendiendo un poco a leer mejor vuestro entorno.

Eso puede salvaros de un aprieto en más de una ocasión.

Por eso mismo, aquí os dejamos un par de tutoriales sobre los distintos tipos de nieve que podéis encontrar en una montaña, y de los diferentes tipos de nubes que os pueden prevenir de un cambio de tiempo:

Tipos de nieve

Tipos de nubes

Aunque la máxima siempre debería ser: si no estáis seguros de las condiciones del camino a seguir o del cambio del clima, no arriesguéis. Es mejor asegurar, que lanzarse a una aventura de incierto final.

ESCALA GRÁFICA de PENDIENTES

Una vez que sepamos interpretar las condiciones de la nieve sobre la montaña tendremos, como precaución básica en travesías invernales, que evitar las rutas propensas a aludes. Antes de llegar a la zona y ver in situ las condiciones, habremos planificado la ruta sobre el mapa para intentar evitar las zonas más peligrosas.

Al hacerlo, habremos de calcular también las pendientes del «camino» que vayamos a seguir. Hacer esto “a pelo” puede ser un poco engorroso así que, para facilitarnos la tarea, en Aldats Eskala nos proporcionan una regla que nos va a venir muy bien este invierno. Aquí disponéis de las instrucciones y la escala para recortar en formato PDF:

Instrucciones

Escala