El aeromodelismo es una disciplina de ocio al aire libre con muchos años de tradición, pero que ha sido considerada siempre como una afición de cierta complejidad y no especialmente barata; lo cual la ha restringido tradicionalmente (al menos en España) a unos «pocos» aficionados bastante especializados.

Con la llegada de los drones, este concepto ha dado un giro en redondo gracias sobre todo a los nuevos drones UAV (vehículos aéreos no tripulados) con cámara fotográfica HD incorporada. Estos pequeños aparatos han permitido a los aficionados de diferentes actividades en la Naturaleza, o a los simples Ecoturistas, con interés en la fotografía a desarrollar un nuevo interés por esta modalidad que les permite captar puntos de vista diferente de los parajes que visitan.

Sin embargo, no todos aquellos propietarios de drones son conscientes de las normativas en vigor existentes y de las precauciones que se deben tomar a la hora de volar un aparato. Su uso no está permitido en cualquier lugar y, precisamente por ello (y relacionándolo con nuestras formaciones de Fotografía en la Naturaleza), queremos repasar algunos conceptos sobre este y otros temas en esta entrada.

Terminología

Para empezar creemos conveniente facilitaros un pequeño listado de términos básicos del vuelo con drones que tendremos que conocer a la hora de interpretar las normativas o de utilizar determinadas herramientas como las que os indicamos más abajo.

  1. UAV: Como ya hemos mencionado antes estas son las siglas técnicas para referirse actualmente a un dron… Vehículo Aéreo No Tripulado (en inglés, Unnamed Aerial Vehicle)
  2. AIP: Publicación de Información Aeronáutica (Aeronautical Information Publication). Se tratan de publicaciones periódicas (la mayoría de las veces diarias) sobre determinadas condiciones en el espacio aéreo nacional (e incluso transnacional) emitido por el correspondiente Servicio de Información Aeronáutica (AIS) oficial de un país.
  3. NOTAM: Aviso a Navegantes (Notice to Airmen). Advertencias presentadas por las autoridades de aviación para alertar a los pilotos de posibles peligros a lo largo de una ruta de vuelo, o en un lugar determinado, que pueda a afectar a la seguridad.
  4. Zona CTR: Zona de Espacio Aéreo Controlado. Son una serie de burbujas y áreas colindantes alrededor de los aeropuertos desplegadas para proteger el tráfico de entrada y salida de aviones.
  5. Zona RVF: Restringido Vuelo Fotográfico. Normalmente son áreas dependientes del Ministerio de Defensa y cuya «intimidad» debe ser preservada en aras de la seguridad nacional. Se pueden solicitar permisos para sobrevolarlas y fotografiarlas, pero no suelen concederse nada más que a empresas profesionales y con motivos debidamente justificados.
  6. Zona NFZ: Zonas de Vuelo Restringido. Pueden tratarse de zonas próximas a instalaciones de interés estratégico, áreas de nidificación de aves protegidas, Parques Nacionales, aeropuertos o vectores de vuelos comerciales o militares… etc. Está prohibido volar drones en estas zonas y el propio GPS del dron puede impedirnos activar los motores de las hélices si lo intentamos.
  7. Zonas GEO: Zonas con Peligros Potenciales. El vuelo también está restringido y se emite un aviso a cualquier tipo de aeronave (por lo que no podremos alegar desconocimiento de la norma si decidimos volar); sin embargo el GPS del dron no nos impedirá iniciar el vuelo de intentarlo.
  8. Zonas TFR: Restricción Temporal de Vuelo. Por un tiempo determinado se limita el vuelo en la zona, ya sea por inclemencias meteorológicas complejas, accidentes de algún tipo, permisos de alta prioridad a terceros, exhibiciones de vuelo en la zona… etc.
  9. VLOS: En inglés Visual Line Of Sight, interpretado en español como Línea Visual de Vuelo. Referido al contacto visual que siempre debe existir entre dron y piloto.

Normativa Básica

Una vez tengamos estos conceptos claros, tendremos que ser muy conscientes también de las siguientes normas que se nos aplicarán como «pilotos aficionados» de drones de recreo ya que, como hemos dicho, el alegar desconocimiento no nos eximirá de cumplirlas. En caso de ser «pilotos profesionales» nos enfrentaríamos a unas cuantas y numerosas disposiciones más… pero, como para poder obtener esa licencia oficial necesitaríamos realizar la pertinente formación donde se nos pondría al tanto de ellas, no entraremos aquí a enumerarlas.

Así, por tanto, veamos:

  1. Para poder pilotar un dron en exteriores se debe tener una edad mínima de 14 años.
  2. Para volar un dron de recreo (menos de 2 Kg) no es necesaria licencia, pero deben observarse unas mínimas medidas de seguridad para con posibles terceros implicados (sean estos bienes, animales o personas).
  3. Sólo podremos volar el dron en zonas adecuadas para ello como, por ejemplo, campos de vuelo habilitados o zonas despobladas. Básicamente: fuera de Espacios Aéreos Controlados (CTR). (ver más abajo)
  4. Los daños (sean estos físicos o materiales) que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneja.
  5. Siempre tendremos que mantener el contacto visual (VLOS) con el dron.
  6. Siempre hemos de volar a una distancia mínima de 8 Km de cualquier aeropuerto o aeródromo.
  7. Como «aficionados» nunca sobrepasaremos los 120 m. de altura sobre el suelo.
  8. Nuestro vuelo estará limitado a las horas de luz solar y con buenas condiciones meteorológicas.
  9. Los drones de menos de 250 gr. podrán sobrevolar poblaciones urbanas y aglomeraciones de personas y edificios, siempre y cuando no se superen los 20 metros de altura.
  10. Para UAV de más de 250 gr. el vuelo sobre cualquier localidad está prohibido salvo permiso expreso de las autoridades competentes.
  11. Se recomienda tener previsto un plan de vuelo atendiendo siempre a las Zonas Restringidas (mencionadas arriba) y las posibles NOTAM, todas ellas facilitadas en las correspondientes herramientas on-line (ver más abajo).
  12. En nuestro caso, como montañeros o senderistas, y por tratarse de zonas que habitualmente solemos visitar debemos hacer constar que: el vuelo de drones está prohibido en todos los Parques Nacionales españoles, salvo autorización expresa. Para el caso de otros Entornos Naturales Protegidos (ENP) de menor entidad legal, se recomienda consultar sus correspondientes PORN y PRUG o comunicarse con los gestores del área antes de lanzar un UAV al aire.

Para más información podéis consultar en: www.seguridadaerea.gob.es

Herramientas

Puede que os parezca absurda la recomendación anterior de preparar de forma anticipada un plan de vuelo para desarrollar cualquier actividad con nuestro dron; pero si no queremos tener problemas con las autoridades (nunca se sabe cuando nos puede aparecer un Guarda Forestal aunque nos creamos solos en el monte) conviene tener bien atadas todas las consideraciones legales antes de poner en marcha las hélices.

Por tanto, os queremos facilitar a continuación una serie de herramientas básicas para poder planificar vuestro vuelo con todas las garantías. Si tenemos claras las normas y terminologías antes mencionadas, entender ahora su uso será pan comido…

  • ENAIRE: https://drones.enaire.es/   (App disponible para I-Phone y Android)

    Mapa interactivo de régimen oficial donde podremos investigar todas las alertas emitidas por el AIS y las actuales diferentes zonas restringidas. Como podemos observar, muchos de los ENP que se nos vienen a la cabeza en primera instancia tienen algún tipo de restricción así que tendremos que tenerlo en cuenta si, finalmente, nos arriesgamos a volar nuestra máquina.

  • ICARUSrpa: https://www.icarusrpa.info/mapa.php

    Menos actualizado que el anterior pero, quizás, de visualización más nítida

  • OpenAIP: http://maps.openaip.net/

    Mapa interactivo como los anteriores, pero a nivel mundial. Estupendo si vamos a viajar con nuestro dron fuera de España.

  • UAV Forecast: https://www.uavforecast.com/  (App disponible para I-Phone y Android)

    Herramienta para conocer las condiciones climáticas existentes en la zona de vuelo elegida. Totalmente adaptable a ubicación sobre mapa o GPS, teledetección por diferentes redes de satélite, condiciones de temperatura, viento, nubosidad… etc. Básica para saber si es siquiera conveniente llegar a despegar.

Viajar con Drones

Y, por último, queremos aportar una información relevante para todos aquellos que quieren viajar con su dron fuera de nuestras fronteras y no tienen claro si pueden hacerlo o no de forma segura.

Dejar claro que si viajamos por tierra o mar, no se nos presentarán restricciones de accesos ni otros problemas a la hora de mantener nuestro dron guardado en el maletero del coche o en nuestra cabina personal. Eso si, debemos tener en cuenta una consideración: la mayoría de los drones usan baterías de Ion-Litio (LIPo), las cuales presentan cierta inestabilidad bajo condiciones extremas (por ejemplo) de calor, pudiendo llegar a sobrecaargarse o inflamarse. Por lo que os recomendamos llevarlas desconectadas del dron durante el viaje y no dejarlas en sitios especialmente calurosos; especialmente si vamos a mantener el dron dentro del coche, bajo un buen sol de verano, mientras damos un paseo.

Esta consideración también debemos tenerla presente a la hora de coger un avión…

A día de hoy no hay una norma común, específica y clara, sobre el transporte de drones en una aeronave comercial. Los UAV de recreo suelen considerarse aparatos electrónicos de igual modo que, por ejemplo, un ordenador portátil y pueden transportase en cabina o en bodega sin problemas; salvo, eso sí… las baterías. Para ellas si que existe una prohibición expresa y comúnmente extendida de no ser transportadas en bodega; sino que habrán de serlo siempre en el equipaje de mano (desconectadas del dron) y para un máximo (habitualmente) de dos baterías. Esta norma es bastante usual en el 90% de las compañías aéreas pero, no obstante, conviene consultar en sus correspondientes páginas web para conocer cuales son sus disposiciones específicas al respecto.

Sin más, tras conocer todo este compendio de información que os hemos proporcionado, ahora solo nos queda volar nuestro aparato y dedicarnos a lo que seguramente más nos gusta hacer con él: fotografiar. Y lo haremos, según el modelo, del mismo modo y con los mismos ajustes que lo haríamos con nuestra cámara fotográfica de tierra.

Pero ese… ya es otro asunto.